SILLAN

Desde el camino que lo bordea, podemos ver, enterrados en el verdor, las murallas circundantes, las torres y el aparato defensivo del castillo medieval. La magnífica cascada que fluye por debajo le da a este pueblo magia y frescura .

El agua del Bresque, afluente del Argens que tiene su nacimiento cerca, cae desde una altura de 44 metros a una cuenca.